mi-gato-me-quiere

¿Cómo sé si mi gato me quiere o me tiene confianza?

¿Cómo sé si mi gato me quiere o me tiene confianza?

Cuando tenemos gato o estamos en contacto frecuente con alguno nos preguntamos si realmente nuestro gato nos tiene confianza, nos aprecia de verdad o solo está con nosotros cuando le interesa o le apetece, tal como mucha gente cree.

Los gatos son unos seres muy diferentes a cualquier otro animal doméstico. Cada gato es un mundo, con personalidades, costumbres, hábitos y manías diferentes, igual que ocurre en las personas. 

Decir que un gato no nos quiere y solo está con nosotros porque es lo que le ha tocado y por interés, no es cierto. Seguramente, las personas que dicen esto nunca han tenido la suerte de convivir con un pequeño felino o si lo han tenido, no lo han sabido entender.

Si es verdad que muchos gatos tienden a ser más independientes que los perros, pero también hay ciertas razas o gatos mestizos que son muy dependientes de sus cuidadores y los siguen por todos lados solicitando su cariño. Además, compararlos con los perros es un error, un gato no equivale a un perro pequeño, son dos especies totalmente diferentes. 

Afortunadamente, cada vez somos más los que nos interesan estos maravillosos seres y admiramos su belleza y su personalidad, a la vez que vamos comprendiendo mejor las señales que nos mandan.

En este artículo de Surprise My Cat describiremos las señales que indican que nuestro gato nos quiere o nos tiene confianza, para que no dudemos que nuestro pequeño felino nos adora como nosotros lo hacemos.

9 señales que indican que tu gato te quiere

Cuando nuestro gato nos tiene afecto sincero mostrará diversas señales, algunas desconcertantes o sutiles, pero que sin duda indican afecto. Para saber si tu gato te quiere debes observar si realiza cosas como:

Si te trae “obsequios”

Cuando un gato nos trae presas que ha cazado, ya sean bichos, pequeños reptiles como las lagartijas, o mamíferos como ratones en realidad nos está diciendo que nos aprecia mucho. 

Aunque para nosotros no sea algo agradable ni lo relacionemos con aprecio, sino todo lo contrario, en realidad, para ellos hacer eso como una muestra de agradecimiento por estar presente en su vida. 

Es como un regalo que te da a cambio de lo bien que le tratas, como señal de afecto por querer compartir contigo su presa que ha cazado con su esfuerzo. Se podría entender como que te muestra que él también puede hacer esfuerzos para que no te falte “alimento”.

Si te contesta cuando le hablas

En ocasiones, nuestro gato nos puede maullar si le hablamos estando en la misma habitación de la casa, aunque no nos esté prestando atención alguna en ese momento. 

Un ejemplo claro es decir: “¿Qué?” y si contesta seguidamente con un maullido sonoro y delicado, indica claramente que le encanta comunicarse con nosotros, porque nos aprecia de verdad. 

Si te recibe al llegar a casa

Cuando un gato espera en la entrada de casa a que llegue su cuidador, está haciendo ver lo mucho que le importa y echa de menos su ausencia. 

Aunque los gatos tienden a ser más independientes, lo cierto es que les gusta mucho que sus cuidadores estén en casa, no necesariamente encima de ellos pero sí cerca, así puedan controlar sus movimientos y sentirse seguros, acompañados y tranquilos.

Esperar en la puerta, por tanto, es una clara señal de afecto por parte de nuestros gatos.

Si se restriega contigo

Cuando tu gato se frota su cabeza y/o cuerpo con tus piernas, manos, cabeza o brazos significa que te considera “de su propiedad” o “uno más de su familia”, por lo que es una señal clara de afecto. 

Lo que hacen cuando realizan esta acción es rociarte unas cuantas feromonas faciales felinas, que son las que segregan por las glándulas del mentón, mejillas y labios y sirven para reconocer como familiares y agradables los objetos o las personas a las que se las rocían. Cuando los gatos detectan estas feromonas tienen un efecto reductor del estrés, ansiedad y la inquietud.

Si te solicita para jugar o va detrás de ti

Un gato solo juega con alguien cuando lo considera de los suyos. Si no fuese así, en vez de jugar huiría o atacaría a la persona en cuestión y nunca la seguiría por la casa como lo hace un gato que aprecia y quiere estar seguro que su cuidador esté bien.

Por el contrario, si el gato se siente cómodo y feliz con su cuidador adorará que le dediquen tiempo cada día a esta actividad, lo que además refuerza el vínculo entre ambos y le ayudará en el control del peso para evitar el sobrepeso y la obesidad, especialmente frecuentes en gatos esterilizados y sedentarios.

Si cuando te ve levanta la cola o la enreda entre tus piernas

Los gatos son muy expresivos, siendo la cola una de las partes más importantes en su lenguaje corporal.

Si tu gato cuando te ve levanta la cola te está diciendo que te adora, un “me encanta que me cuides” o “adoro tu existencia”. Si además, enrolla la cola entre tus piernas restregándose o no, eso es incluso una mayor demostración de amor. 

Es una reacción innata que tienen cuando están cerca de algo que les estimula de forma positiva. También levantarán la cola manteniéndola recta cuando le estás por poner su plato de comida.

Si ronronea cuando le acaricias

Los gatos ronronean principalmente cuando se encuentran con mucho bienestar, sintiéndose felices, queridos y plenos. Cuando ronronean estando cerca, ya sea porque les estemos acariciando, dándole cariño o diciéndole palabras bonitas podemos estar seguros de que es feliz con nosotros.

También es cierto que los gatos pueden ronronear cuando se encuentran mal por una enfermedad, por estrés o cuando tienen ganas de comer. Sin embargo, esas situaciones son fáciles de diferenciar del ronroneo que hacen cuando nos muestran su afecto y lo bien que están con nosotros.

Si te da pequeños mordiscos

Aunque parezca un gesto agresivo, si tu gato te da pequeños mordisquitos sin llegar a apretar y hacer verdaderamente daño, indica amor. Es un gesto de cariño por parte del gato. 

Los gatos son especiales, y no iban a ser menos en la demostración del afecto.

Si acerca su cabeza o nos da golpecitos con ella

Cuando un gato quiere a su cuidador no dudará en acercarse y solicitar su atención con maullidos o golpecitos con su cabeza. 

Este gesto es una invitación para que les acariciemos y es una forma con la que dicen que quieren a su dueño y quieren una “ración de mimos”.

mi-gato-me-tiene-confianza

6 señales que indican que tu gato te tiene confianza

Ganarse la confianza de un gato es todo un honor. Para conseguirlo no hay que presionar al gato, cada felino tiene su ritmo y no hay que obligarlo ni enfadarse si no realiza alguna de las señales que a continuación abordaremos, porque eso sólo lo alejará.

Tu gato confiará en ti cuando de verdad vea que eres alguien en quien fiarse y estará seguro que te preocupas por él y no le harás daño.

Las siguientes señales indican la confianza de un gato hacia su cuidador:

Si enseña la tripa y deja acariciarla

Si un gato se tumba boca arriba y nos enseña su tripa cuando estamos cerca, es una señal de confianza plena y auténtica. 

Cuando tu pequeño felino hace esto significa que no teme que le puedes hacer ningún daño, sino todo lo contrario, ya que esa zona de su cuerpo es muy vulnerable al encontrarse órganos vitales muy expuestos. Y eso, ellos lo saben perfectamente, por lo que si tu gato te muestra la tripa y te deja acariciarla puedes estar seguro que confía muchísimo en tí.

Si entrecierra los ojos mirándote fijamente

Otra clara señal de confianza y afecto es el entrecierre de los ojos mientras miran fijamente a su cuidador. 

Para empezar, un gato que no nos tiene confianza no nos mira fijamente, si no es para provocar un enfrentamiento o una tensión, y si además cierra y abre los ojos nos está “dando besitos con la mirada”, siendo una señal clarísima de confianza y amor.

Cuando tu gato haga esto, devuélveselo tú haciendo lo mismo, ¡le hará sentirse aún más querido!

Si te deja tocarle las patas y las almohadillas

Si tu gato te permite tocarle las patas sin casi reaccionar, e incluso acariciarle las almohadillas ten por seguro que te tiene una confianza absoluta y plena.

Los gatos protegen esas partes de su cuerpo a conciencia, ya que son zonas muy sensibles, con muchos nervios y vasos sanguíneos. Son su arma de defensa y lo que les permite caminar, jugar y saltar. No te permitirían acariciarlas si no confiasen en tus buenas intenciones ni existiese afecto mutuo.

Si bien, es probable que aunque tu gato te tenga confianza no siempre te deje acariciarle las patas y las almohadillas sin que ello no signifique que no confían en ti. Los gatos deciden cuando quieren y cuando no tener esos momentos de acercamiento.

Si te deja cogerle y llevarle por la casa

Los gatos se ven susceptibles cuando están en brazos, y a muchos no les gusta que les cojan más allá de para subirlos o bajarlos de algún lugar. 

Si tu gato aguanta en tus brazos indica claramente que confía en ti y en tus buenas intenciones.

Si duerme contigo

Si nuestro gato duerme cerca de nosotros, nos está dando una señal clara de confianza. 

Significa que se siente reconfortado y seguro a tu lado, ya que los gatos tienden a dormir en un lugar seguro y tranquilo, al encontrarse más vulnerables a posibles daños y amenazas mientras duermen.

Además, se dice que cuando un gato duerme en tu cama toda la noche lo hace para ayudarte a quitar las malas vibras y espíritus, así como mejorar el estado de ánimo cuando se está pasando por malos momentos.

Si te amasa

El amasado lo realizan los gatos como vestigio de su época de amamantamiento con la madre. Por este motivo, lo realizan cuando se encuentran en un ambiente cálido, confiado y placentero para ellos. 

Si tu gato amasa un trapo suave o manta o incluso a ti mismo cuando le estás demostrando afecto, indica claramente cariño y confianza plena.