feromonas-gatos-comunicacion

Feromonas para gatos: para qué sirven

Feromonas para gatos: para qué sirven

Las feromonas son unas sustancias químicas naturales que producen los individuos de una misma especie para comunicarse entre sí. Las feromonas que producen los gatos sólo pueden ser detectadas por esta especie, en ningún caso serán detectadas por personas u otros animales.    

Estas sustancias las pueden liberar los gatos en diversas situaciones, como son el marcaje del territorio, la conducta sexual, momentos de bienestar, calma, felicidad y familiaridad; o todo lo contrario, momentos de estrés y ansiedad. 

Hoy en día existen análogos sintéticos de algunas feromonas felinas para ayudar en el abordaje de diversas situaciones y problemas de comportamiento en los gatos. 

En este artículo abordaremos qué son las feromonas para gatos, que tipos hay y para qué podemos utilizarlas.

La importancia de las feromonas en la comunicación felina

Las feromonas son unas sustancias químicas que utilizan los gatos para comunicarse entre ellos. Son una forma de transmisión de información entre individuos de esta especie con un consecuente efecto en el estado emocional y en las relaciones sociales de estos felinos.

Las feromonas las podemos dividir en volátiles, cuando son captadas directamente por la mucosa del olfato del felino; o no volátiles y captadas por el órgano vomeronasal, en muchas ocasiones tras la respuesta de Flehmen. Esta respuesta consiste en una especie de mueca que realizan los gatos al oler algo, retrayendo los labios y abriendo ligeramente la boca. 

feromonas-gato

La mayoría de las feromonas que detecta un gato lo hace a través del órgano vomeronasal, localizado en el hueso vómer, entre la boca y la nariz. Las neuronas de este órgano desembocan en el bulbo vomeronasal u olfatorio accesorio que lleva la información al sistema límbico, primero hacia la amígdala y después se proyecta hasta el hipotálamo.

Los gatos liberan las feromonas a través de glándulas distribuidas por su cuerpo, dejando señales diferentes según la situación en la que se encuentren.

Tipos de feromonas felinas

Las fuentes principales de feromonas se encuentran en el área facial, las patas, la región perianal, el complejo genital, glándula mamaria y la orina, dando lugar a los siguientes tipos de feromonas:

Feromonas sociales

Son feromonas faciales liberadas por las glándulas localizadas en el mentón, labios y mejillas cuando se restriegan sobre objetos, personas o animales para reconocerlos como familiares, atractivos y agradables para ellos. Se conocen cinco fracciones de estas feromonas (F1-F5), sabiendo que la F2 la liberan durante la excitación sexual, la F3 cuando se restriegan sobre objetos inanimados y la F4 la que depositan sobre gatos u otros animales. En general poseen un efecto tranquilizante, familiar y reductor de la ansiedad y el estrés.

Feromonas territoriales

Las emiten las glándulas sudoríparas de las almohadillas de sus patas y mediante la orina. Sirven para marcar el territorio y se liberan cuando el felino rasca un objeto o emite algo de orina en algún lugar indicando que ese territorio es suyo.

Feromonas de alarma

Son secretadas también por las glándulas sudoríparas de las almohadillas de sus patas y por las glándulas supracaudales, circumanales y de los sacos anales. Son unas feromonas que se liberan cuando el gato tiene miedo, ansiedad o estrés.

Feromonas de apaciguamiento

Se producen por las glándulas sebáceas de los surcos entre las dos cadenas mamarias cuando la madre alimenta a sus gatitos. Estas feromonas son detectadas por sus pequeños y los hace sentir en calma y seguros.

Feromonas sexuales

Son secretadas por las glándulas sebáceas de la vulva o del prepucio y las glándulas mucosas de la uretra, mediante las secreciones sexuales o la orina. Sirven para comunicarse entre ellos en este ámbito y saber si las hembras se encuentran o no receptivas.

Usos de las feromonas felinas

En el mercado existen análogos de las feromonas faciales, de apaciguamiento y territoriales. Se trata de unas feromonas sintéticas que hacen la función de las naturales, para que pueda abandonar las conductas inapropiadas o se sienta mejor. 

Por ejemplo, cuando un gato se encuentra asustado, estresado y nervioso en la clínica veterinaria va a liberar feromonas de alarma que detectarán los próximos gatos que también la visiten. Cuando estos gatos las detecten mostrarán el mismo estado que los primeros, aunque en principio no se encuentren demasiado alterados. Debido a esto, la feromonoterapia es eficaz en muchos casos para manejar y tratar algunos problemas o situaciones de los gatos.

 

En concreto, la marca que las comercializa es Feliway, estando disponibles en forma de difusor para espacios amplios y en spray o pipetas para localizaciones más específicas. Además no tienen ningún tipo de efecto secundario, siendo completamente seguras para tu felino.

Estas feromonas pueden llegar a ser muy útiles para modular o prevenir el comportamiento felino en ciertas situaciones estresantes, como:

  • Traslado o cambio de domicilio
  • Reformas en la casa
  • Nuevo miembro de la familia
  • Conflictos sociales entre gatos 
  • Viajes en transportín
  • Visita a la clínica veterinaria

Además de para estos casos, las feromonas sintéticas pueden ayudar ante problemas de marcaje con orina, eliminación inadecuada o el rascado de muebles.

A continuación abordaremos los principales problemas de comportamiento y las feromonas sintéticas utilizadas para su tratamiento y/o prevención.

Feromona territorial para el rascado en objetos indeseados

En ocasiones los pequeños felinos se dedican a arañar o rascar los muebles de la casa para marcarlos como suyos, práctica que resulta bastante molesta para los cuidadores.

Para estos casos existe Feliscratch by Feliway®, unas pipetas que contienen la feromona análoga a la territorial o de rascado. Esta feromona redirige el comportamiento de rascado hacia el objeto deseado, al imitar las señales químicas de la feromona natural que produce la zona interdigital de sus almohadillas. 

Gracias a esta feromona, los gatos tenderán a rascar en las zonas elegidas, generalmente rascadores para gatos, reduciendo la frecuencia de marcado de las zonas previas. Es recomendable poner el rascador en su zona de descanso, ya que tienden a rascar por esa zona, facilitando la conducta.

Algunos gatos prefieren los rascadores horizontales, otros los verticales, lo importante es elegir un rascador estable, cómodo y de tamaño considerable para facilitar que el gato lo utilice de forma más eficaz. 

Feromona facial para el manejo del estrés felino

Los gatos son muy sensibles al estrés y cualquier cambio o situación mínimamente alterante puede hacer que lo sufran. Para reducir el estrés y la ansiedad se utiliza la feromona sintética de la fracción 3 (F3) de la feromona facial felina, que se encarga de crear un ambiente tranquilo, familiar y seguro a la vez que antagoniza los comportamientos inadecuados. 

Esta feromona se comercializa con el nombre de Feliway Classic® y es de utilidad en diversas situaciones que pueden alterar la tranquilidad de nuestro gato. Hay que tener en cuenta que el formato difusor tiene un alcance de 50 a 70 m2, dura alrededor de un mes y no deberá de ser colocado en algún lugar que impida su distribución, ni que se pueda mezclar con otros olores.

Una situación claramente estresante para unos animales tan territoriales como los felinos, es cuando nos mudamos y el gato se encuentra con una casa completamente nueva, sin rastro de marcado suyo para que la considere familiar. El uso de la feromona sintética F3 hará que el gato note esa casa como algo de su territorio, familiar y en calma. 

Otra situación frecuente es el estrés en la clínica veterinaria, como hemos comentado antes las feromonas alarmantes son las responsables en este caso. El uso de difusor en la clínica creará un ambiente de tranquilidad y relajación que puede contrarrestar las feromonas de alarma y hacer que el gato reduzca en gran medida su estrés.

Durante un viaje en transportín pueden mostrarse sumamente estresados, así como presentar signos derivados de la ansiedad como vómitos, micciones o babeo. El uso de esta feromona sintética en forma de spray directamente sobre el transportín ayuda para que estos desplazamientos sean menos traumáticos.

La feromona sintética F3 también ayuda ante los problemas de marcaje con orina:

  • El marcaje mediante la orina es totalmente normal y está relacionado con la gestión del territorio y la reproducción en los gatos en libertad. Estas marcas se depositan con la postura clásica de rociado o “spraying” en la que el gato lanza un pequeño chorro de orina de espaldas al objeto a marcar. 
  • Los machos no castrados también pueden empezar a marcar la casa con orina o ser una manifestación de estrés, siendo en estos casos una conducta muy frecuentemente realizada en diversos lugares de la casa y sobre superficies verticales, aunque siga utilizando su arenero. 
  • En el tratamiento, además de incluir la manipulación del entorno y el uso de ansiolíticos como la fluoxetina, el uso de la feromona sintética F3 puede ser muy útil y complementario para que sea un éxito.

Feromona de apaciguamiento para los conflictos sociales entre gatos convivientes

Los conflictos entre gatos que comparten un mismo territorio son frecuentes y a veces pueden ocasionar problemas graves de agresividad e intranquilidad. Si estuviesen en libertad, la solución sería la dispersión hacia otro territorio de uno de los gatos en conflicto, pero esto no puede lograrse en el espacio limitado del hogar. 

tipos-feromonas-para-gatos

Cuando la convivencia entre gatos no es buena, además de la aparición de bufidos, arañazos, amenazas, e incluso peleas, pueden aparecer problemas de comportamiento inadecuado. Estos problemas son el marcaje con orina o la eliminación inadecuada de orina y heces por la casa para evitar cruzarse entre ellos y forzar el marcaje del territorio. 

En los casos de conflictos entre gatos, es importante que ambos tengan recursos suficientes y con cierta distancia de alimento, bebida, cama, arenero, rascadores y juguetes. Junto a esto, es clave la aplicación de un buen manejo ambiental con el uso de feromonas sintéticas. 

En este caso en particular, se usa Feliway Friends® en difusor, que es un análogo de la feromona de apaciguamiento felina que libera la madre a los gatitos durante sus primeros días de vida. Presenta la misma distribución y alcance que la feromona sintética facial.

Esta feromona sintética a la del apaciguamiento felino interviene en la creación de una armonía para facilitar la interacción y la comunicación entre los gatos. Esto tendrá como consecuencia una mejor relación que disminuirá la tensión social con sus peleas y conflictos. 

Gracias a esto, se pueden usar como prevención antes de la introducción de un nuevo gato en casa para que la presentación sea más agradable o cuando la presentación ya se ha realizado pero hay tensión social, para facilitar que los conflictos se vayan resolviendo.

Si además de conflictos, han desarrollado marcaje o eliminación inadecuada, se puede reforzar con la feromona facial del Feliway Classic®. En relación a esto, recientemente se ha comercializado Feliway Optimum®, un complejo compuesto por la feromona facial y de apaciguamiento felina y que ha demostrado mayor eficacia en la reducción del estrés, la ansiedad, el miedo, los comportamientos inadecuados y la relación entre gatos que las anteriores por separado. 

Las mejores opiniones de las feromonas para gatos las está teniendo esta última fórmula mejorada y más potente, ya que consigue con una mayor eficacia un hogar seguro, familiar, sereno y armónico, además de mejorar el lazo entre gato y cuidador.