evita-alimentos-prohibidos-gatos

Evita que tu gato ingiera estos 14 alimentos humanos

Evita que tu gato ingiera estos 14 alimentos humanos

Los gatos, por lo general, saben diferenciar muy bien qué deben comer y qué no y no les suelen atraer mucho los alimentos humanos, a excepción de algunos que todos conocemos, como el jamón de pavo, el pescado, el pollo, los lácteos y los alimentos salados; no tanto los dulces al no tener la capacidad de detectar dicho sabor.

Sin embargo, algunos gatos en determinadas condiciones pueden llegar a ingerir otros alimentos o bebidas que pueden llegar a causarles deficiencias nutricionales, molestias e incluso graves problemas de salud.

En este artículo de Surprise My Cat trataremos sobre el por qué debemos evitar que nuestro pequeño felino ingiera cualquiera de estos alimentos prohibidos para gatos.

Los alimentos prohibidos para tu gato son:

  • Cebolla y Ajo
  • Frutos secos
  • Chocolate, café y té
  • Leche
  • Uvas y pasas
  • Carne cruda
  • Pescado crudo
  • Huevo crudo
  • Alimentos grasos 
  • Alimentos salados 
  • Alimentos dulces
  • Algunas hortalizas
  • Cítricos e higos
  • Huesos y semillas de algunas frutas

Alimentos prohibidos para gatos que debes evitar

Descubre por qué debemos evitar que nuestro pequeño felino ingiera cualquiera de estos alimentos prohibidos para gatos:

1 - Cebolla y Ajo

La cebolla tiene alcaloides disulfuro y el ajo contiene allicin, compuestos que actúan de forma similar sobre los glóbulos rojos de nuestros gatos. Hay que destacar que es más tóxica la cebolla, basta con 5 gramos por kg de peso para producir la intoxicación.

Estas sustancias se dirigen a los glóbulos rojos, donde disminuyen la actividad de la enzima glucosa-6-fosfato DH, con lo que se reducen las defensas antioxidantes de los mismos y acaban por ser destruirlos al formar cuerpos de Heinz, provocando una anemia hemolítica en nuestros gatos.

Los síntomas que provoca la intoxicación por ajo o cebolla en los gatos incluye síntomas como:

  • Taquicardia (aumento de la frecuencia cardiaca)
  • Taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria)
  • Debilidad
  • Disnea (dificultad respiratoria)
  • Intolerancia al ejercicio
  • Palidez o ictericia (coloración amarillenta de las mucosas)
  • Orina de color oscuro
  • Signos digestivos: pérdida de apetito, vómito, diarrea, dolor abdominal.

2 - Frutos secos

Los frutos secos son, además de muy energéticos lo que les ponen en riesgo de desarrollo de sobrepeso u obesidad, tóxicos para nuestros gatos.

Esta toxicidad se encuentra en un compuesto llamado ácido oxálico, encontrándonos más o menos unos 187 miligramos por cada 100 gramos de frutos secos.

Cuando un gato por algún casual ingiere algún fruto seco, puede sentir irritación o ardor en el esófago y estómago, debido a que es una sustancia irritante.

El ácido oxálico también puede provocar cálculos de oxalato cálcico en el tracto urinario. El fósforo que también tienen los frutos secos también puede inducir a la producción de urolitos pudiendo llegar a causar una obstrucción con graves consecuencias en la salud de nuestros felinos.

En concreto, las nueces son especialmente tóxicas, sobretodo las nueces de macadamia, debido a que pueden provocar alteraciones en el sistema nervioso como dificultad motora, parálisis de las extremidades posteriores, mareos y síntomas como fiebre, temblores musculares, debilidad y síntomas digestivos como vómitos y dolor abdominal. Esta intoxicación se puede dar con tan solo 2-3 gramos de nueces de macadamia por kg corporal. 

3 - Chocolate, café y té

El chocolate es tóxico para nuestros gatos, cuanto más puro sea, más tóxico será. La toxicidad del chocolate se encuentra en la teobromina, una sustancia que puede causar síntomas digestivos como vómitos, diarrea y dolor abdominal, así como hiperactividad, temblores, arritmias cardíacas, inestabilidad al caminar, respiración acelerada, aumento de la sed y de las ganas de orinar. 

La teobromina es tóxica porque los gatos no la pueden metabolizar tan rápido como nosotros, acumulándose en su organismo y provocando que actúe.

La gravedad de la intoxicación dependerá del tamaño del gato y de la cantidad ingerida. Si el gato ingiere mucho chocolate puede entrar en coma, e incluso, le puede provocar la muerte. 

La mínima cantidad de chocolate puro que causa síntomas es de 35 gramos por kg de peso.

El té y el café también tienen teobromina, y, el café tiene cafeína y el té, teína. Estas dos últimas sustancias, especialmente la cafeína, son estimulantes del sistema nervioso central, lo que causa en los gatos taquicardias, hiperactividad, nerviosismo, temblores, convulsiones.

4 - Leche

Muchos gatos son intolerantes a la lactosa o la adquieren según se van haciendo mayores. Esto significa que carecen de una enzima llamada lactasa que se encarga de romper la lactosa y digerir por completo la leche. 

Por tanto, dar leche a un gato puede causar problemas gastrointestinales como vómitos y diarreas, así como hinchazón, dolor abdominal y gases. También ocurre con quesos o yogures, aunque suele causar menos síntomas ya que tienen menos concentración de lactosa.

La alternativa es darles leche comercializada para gatos, cuyo contenido de lactosa ha sido controlado, lo que además ayudará a que se hidraten más y de esta forma ayudar a prevenir enfermedades como la enfermedad renal y el FLUTD.

5 - Uvas y pasas

Las uvas y las pasas, pueden resultar muy tóxicas cuando un gato las ingiere, especialmente las pasas, al ser uvas secas con una mayor concentración de compuestos tóxicos. 

Los compuestos que causan la intoxicación se desconocen, pueden intervenir los taninos, sustancias nefrotóxicas o reacciones idiosincráticas que conducen a un shock hipovolémico o isquemia renal. 

Los primeros síntomas de intoxicación por uvas o pasas son vómitos, hiperactividad y diarrea en algunos casos.

Posteriormente aparece la pérdida de apetito, dolor abdominal, deshidratación y letargia que acaba evolucionando a los 2 o 3 días a un fallo renal agudo.

Un gato con fallo renal agudo presentará signos clínicos como:

  • Reducción del volumen de orina o no orinar
  • Dolor renal
  • Arritmias cardiacas
  • Hipertermia
  • Aumento de la frecuencia respiratoria
  • Vómitos
  • Diarrea 
  • Riñones aumentados de tamaño

6 - Carne cruda

La carne cruda puede transmitir agentes patógenos a nuestros gatos. 

Un ejemplo es el parásito causante de la toxoplasmosis (Toxopasma gondii) que, aunque en la mayoría de gatos provoca infecciones asintomáticas, en otros puede causar necrosis en órganos y signos musculares o neurológicos, entre otros. 

También puede transmitir salmonelosis a los gatos, con síntomas como:

  • Diarrea acuosa o sanguinolenta
  • Fiebre
  • Vómitos
  • Anorexia
  • Deshidratación
  • Pérdida de peso
  • Abortos
  • Letargo

7 - Pescado crudo

El pescado crudo puede transmitir un parásito llamado Anisakis que provoca molestias gastrointestinales con dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea o mucosidad o sangre en las heces.

Además, el consumo de pescado crudo o vísceras de pescado puede causar déficit de vitamina B1 (tiamina), debido a que tienen altos niveles de tiaminasa, una enzima que destruye esta vitamina. Los síntomas de deficiencia de tiamina en gatos son:

  • Irritabilidad 
  • Taquicardia
  • Depresión
  • Marcha anormal
  • Hipersalivación
  • Dilatación pupilar y disminución de los reflejos pupilares
  • Ventroflexión de la cabeza por daño en los músculos del cuello

8 - Huevo crudo 

Lo mismo que ocurre con el tejido animal de la carne o del pescado crudos, debemos evitar darle a nuestro gato huevo crudo. 

Esto es debido a que el huevo crudo puede transmitir también salmonelosis, y además, tiene una enzima llamada avidina, que causa déficit de biotina, una vitamina del complejo B. Esto puede provocar picores, piel seca o escamosa y pelaje mate y quebradizo. Esta enzima se inactiva con el calor del cocinado del huevo.

9 - Alimentos grasos 

Los alimentos ricos en grasas como el aguacate, la mantequilla o el bacon, pueden llegar a causar problemas digestivos en nuestro gato con vómitos y diarrea e incluso pancreatitis. 

En concreto, el aguacate tiene persina, una sustancia que puede causarles síntomas gastrointestinales como vómitos y diarrea, así como signos respiratorios como disnea, congestión y derrame pericárdico (capa que envuelve al corazón) que puede provocar la muerte de nuestro gato.  

10 - Alimentos salados 

Los alimentos que contienen mucha sal, como los embutidos o las latas de conservas pueden ser perjudiciales para nuestros gatos. 

Esto se debe a que el exceso de sal puede dañar el sistema cardiaco y renal del gato, y empeorar los casos de hipertensión y enfermedad renal crónica, frecuentes en gatos de edad avanzada.

11 - Alimentos dulces

No es buena idea dar alimentos dulces a nuestros gatos, ya que estos productos suelen contener muchos hidratos de carbono y poca proteína, y menos aún de origen animal, indispensable en la alimentación de un gato.

Hay que tener en cuenta que los gatos son carnívoros estrictos, estando su metabolismo adaptado a subsistir con muy poca cantidad de hidratos de carbono al día, ya que los requerimientos de glucosa que obtendrían de los hidratos los obtienen de forma más eficaz con el proceso de catabolización de proteínas.

Además, los alimentos dulces pueden provocar molestias, gases, cólicos e incluso signos gastrointestinales por la dificultad en su metabolización, así como también pueden aumentar el riesgo de sufrir enfermedades como la diabetes, la obesidad, la hipertensión y desequilibrar a un gato diabético.

Sin embargo, cabe destacar que los gatos no suelen tener predilección por los alimentos dulces, especialmente porque no pueden percibir este sabor y en su naturaleza no está la ingestión de este tipo de alimentos. 

No obstante, pueden mostrarse interesados en alimentos dulces ricos en grasas o proteínas como el yogurt o los helados. 

Unos alimentos dulces que rechazan bastante son los que tienen edulcorantes artificiales como el xilitol. Este edulcorante puede ocasionar graves problemas derivados de la rápida liberación de insulina en los perros, provocando signos derivados de la gran bajada de azúcar. Sin embargo, en los gatos no ha sido descrito, con probabilidad debido a este rechazo innato o a diferentes metabolismos entre las dos especies.

12 - Algunas hortalizas

Las berenjenas crudas, los tomates verdes, los tomatillos del diablo, los pimientos y las patatas crudas contienen unos tóxicos llamados solaninas. La dosis tóxica de estas hortalizas se encuentra en alrededor de 2-5 mg/kg.

Las solaninas son unos compuestos que inhiben la acción de la enzima acetilcolinesterasa, que hidroliza la acetilcolina. La inhibición de esta enzima provoca que la acetilcolina aumente y se produzcan efectos colinérgicos en el gato derivados del aumento de las secreciones digestivas, respiratorias y urinarias, así como un aumento de la actividad cerebral, descenso del ritmo cardiaco y vasodilatación.

La patata cruda, además, contiene chaconina, otro alcaloide tóxico que aumenta el riesgo de intoxicación por provocar un efecto sinérgico con la solanina, inhibiendo aún más la acetilcolinesterasa de nuestros gatos. Sin embargo, una vez hervida se les puede dar sin problemas.

Algunos signos clínicos que puede presentar un gato intoxicado por estas verduras son:

  • Irritación gástrica
  • Vómito
  • Diarrea
  • Mareo
  • Convulsiones
  • Temblores
  • Arritmias cardiacas
  • Dilatación pupilar
  • Fallo cardíaco
  • Alucinaciones
  • Ataxia (incoordinación motora)

13 - Cítricos e higos

Los cítricos como la naranja, el limón, el pomelo o la lima contienen aceites esenciales (linalool y limoneno), ácido cítrico y psoralenos, unos compuestos que pueden causar toxicidad en los gatos. Los higos también tienen este último tóxico.

Cuando un gato ingiere estos alimentos pueden notar irritación estomacal debido al ácido cítrico, lo que causa vómitos casi instantáneos tras la ingesta de algún cítrico.

Además, los psoralenos presentes en estos alimentos pueden alterar el funcionamiento correcto del sistema nervioso central.

Por fortuna, por lo general nuestros gatos sienten una fuerte repulsión por este tipo de alimentos, siendo la intoxicación rara pero no imposible.

14 - Huesos y semillas de algunas frutas

Las semillas o los huesos de ciertas frutas como las manzanas, peras, nectarinas, ciruelas, melocotones o los caquis pueden provocar intoxicación en nuestros gatos. Debido a que contienen cianuro en el interior de las semillas o los huesos.

El cianuro se une al ión férrico (Fe3 +) de la enzima citocromo oxidasa presente en las mitocondrias, unos orgánulos localizados en las células y encargadas de la respiración celular. 

Esta unión genera un complejo estable que inhibe la reacción de fosforilación oxidativa (respiración celular), de esta forma las células no pueden utilizar el oxígeno, no pudiendo fijarlo para realizar la respiración (anoxia histotóxica).

Los signos clínicos que pueden aparecer en un gato intoxicado son los derivados de un proceso de anoxia tisular:

  • Pupilas muy dilatadas
  • Inestabilidad, caídas
  • Hipersalivación
  • Encías y mucosas muy rojas y brillantes
  • Dificultad respiratoria (disnea)
  • Tremor muscular
  • Relajación de esfínteres
  • Convulsiones
  • Shock
  • Muerte